¿Por qué el 2 de diciembre es también un día del pueblo?

¿Por qué el 2 de diciembre es también un día del pueblo?

  • Categoría de la entrada:Sin categoría

 Esto lo aclaró el General de Ejército Raúl Castro en una entrevista publicada en Verde Olivo y en este diario en ocasión del Aniversario 45 de la institución armada. Nadie mejor que él para hacer las precisiones. La amplia trayectoria de combate que lo llevó a convertirse en el segundo jefe de la Revolución Cubana lo ubica entre los expedicionarios que llegaron, en igual fecha de 1956, a las costas de Cuba a bordo del yate Granma, tras una tensa etapa de preparación en el exilio mexicano.

Se escogió ese día, dijo Raúl, porque nacieron el Ejército Rebelde y sus herederas, las Fuerzas Armadas Revolucionarias.

«Desde luego, podría ser el 30 de Noviembre, en que los combatientes del 26 de Julio, vistiendo por vez primera el uniforme verde olivo, se alzaron en Santiago de Cuba, heroica acción concebida como una operación de apoyo al desembarco, que habría de producirse simultáneamente. Pero el Granma, sobrecargado, navegó con menos velocidad que la calculada.

«El 2 de diciembre, los 82 expedicionarios del Granma bajo el mando del Jefe de la Revolución, pisamos el suelo de la Patria, desafiando el poderío del enemigo que hizo fuego aéreo y naval contra nosotros apenas amaneció y, a partir de ese día, la lucha sería ininterrumpida hasta la victoria del Primero de Enero de 1959».

Y acotó: «El desembarco del Granma marcó el reinicio de la lucha por conquistar la plena independencia, en la etapa final de esta lucha».

Raúl, un hombre que ama, estudia y referencia constantemente la historia del país, proceso que le ha servido en el propósito de evaluar la voluntad de lucha del pueblo y su capacidad para sobrevivir a las adversidades, precisó en la citada entrevista que los expedicionarios del Granma cumplían la promesa pública hecha desde México por Fidel: «En 1956, seremos libres o seremos mártires».

Aseveró que reanudaban el combate inconcluso en el Moncada, donde cayeron muchos hermanos, y argumentó que eran la expedición armada con que habían soñado Mella y Guiteras para liberar a Cuba.

En esa valoración se aprecia coincidencia total con el Comandante en Jefe Fidel Castro, organizador de la expedición y del Ejército Rebelde, al que, en el informe al Primer Congreso del Partido Comunista de Cuba, definió como «el alma de la Revolución».

«De sus armas victoriosas emergió libre, hermosa, pujante e invencible la patria nueva. Sus soldados reivindicaron la sangre generosa vertida en todas las contiendas por la independencia y con la suya propia cimentaron el presente socialista de Cuba. Las armas arrebatadas a los opresores en épica lucha, las entregaron al pueblo y con el pueblo se fundieron, para ser desde entonces y para siempre el pueblo armado», aseveró con total convencimiento.

No variará ese concepto de colaboración que garantiza la supervivencia de la Patria. Raúl, en su informe al 8vo. Congreso del Partido Comunista de Cuba, al evocar a Fidel, reafirmó que «las Fuerzas Armadas Revolucionarias, nacidas del Ejército Rebelde, no han renunciado ni renunciarán a ser por siempre el alma de la Revolución».